España y su apuesta por una agricultura ecológica

Aún cuando el ritmo de vida en los últimos años ha sido agitada desde todo punto de vista, incluyendo en el sector productivo donde la aplicación de químicos y la modificación genética ha cambiado el modo de trabajar el campo, en España la visión que existe para el próximo lustro, es generar una política ecologista.

La idea es novedosa y busca, además de contribuir con el cuidado del medio ambiente, obtener rubros alimenticios de forma natural, sin aditamentos sintéticos, que favorezcan el consumo humano.

Adicionalmente, el propósito es enriquecer la conciencia ecologista de cada uno de los trabajadores del campo, para evitar en el futuro, volver a la utilización de los transgénicos.

Para ello, el gobierno español evalúa una serie de planes para, en primera instancia, blindar a todo el sector productivo con la información atinente, así como a la población en general, para que reconozcan las bondades de consumir alimentos libres de procesamientos artificiales.

De igual manera, en el marco de una segunda fase de acción, se plantea la posibilidad de acompañar las facetas de producción agroecológica, para consolidar su posicionamiento, tanto en el mercado nacional como internacional.

Ir más allá

El pensar del gobierno de España en esta materia se expande, dado que la visión no sólo abarca los rubros agrícolas como los vegetales, las hortalizas y los tubérculos.

En la agenda que maneja a través del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, también se incluye impulsar este plan a las áreas piscícolas y ganaderas.

Por esta razón, la planificación incluye concertar reuniones con los ganaderos de las diferentes comunidades autónomas, para involucrarlos y así potenciar la cristalización de la propuesta gubernamental, en pro del medio ambiente.

El gobierno del país peninsular también quiere incluir en dichas tareas a las industrias de bebidas y de alimentación, para que aplique en sus políticas productivas, la utilización de métodos ecologistas.

Dejar un comentario