España un destino ideal para el turismo de aventura

En los años más recientes, el turismo como rama del esparcimiento ha cobrado una fuerza importante, y si se trata del llamado turismo de aventura, este  ha elevado su nivel en el mundo, siendo Europa el continente que lleva la mayor fuerza en ese sentido, en cuanto al desarrollo industrial y de infraestructura en esta parte del mundo.

De las naciones europeas que han sacado provecho al turismo ha sido sin duda España, esta nación cuenta con una cultura turística de avanzada, tanto que ha exportado a otros países, inclusive de América, siendo Cuba por ejemplo su mayor ejemplo de expansión en el mundo.

En el caso del turismo de aventura, este ya tiene sus particularidades pues se desarrolla en cada región de manera específica y eso  lo ha entendido la península ibérica con tal claridad que ya hay regiones que explotan sus potencialidades, generando recursos en materia de impuestos y otros aranceles e incluso generando la sustentabilidad interna.

Bajo esa premisa, presentamos algunos deportes cuya relación con la aventura y con el turismo es indisoluble pues estas prácticas ofrecen un especial atractivo para quienes lo practican y por supuesto espectacularidad a quien asiste de cualquier parte del mundo a observarlo  y dispuesto a vivir estas apasionantes actividades.

Algunas zonas óptimas para vivir el turismo de aventura en España

En Asturias, en su parte norte, en la conocida zona de Cangas de Onis y Arriondas, presenta un excelente escenario natural permite hacer posible la práctica de deportes extremos y por consiguiente el turismo de aventura, pues allí puedes, entre otras cosas descender el Río Sella, en piragua, o prepararte para realizar una excursión de alta montaña, algunas de las cumbres de los Picos de Europa.

O si prefieres la ciudad, entonces puedes,  a través de las múltiples empresas que se encargan de promocionar el turismo de aventura en Madrid, organizar un vuelo para lanzarte en paracaídas y disfrutar en caída libre de la capital de España desde el cielo, a unos cuatro mil metros de altura aproximadamente.

Dejar un comentario