La democracia y las elecciones en América Latina

La democracia y las elecciones en América Latina

América Latina entera, desde México hasta la Patagonia Argentina, siempre ha vivido procesos electorales sumergidos en un mar de dudas e incertidumbre, que han llevado a muchos de esos países a vivir situaciones de verdadera conflictividad entre sus ciudadanos y los respectivos gobiernos.

La historia, así lo ha enseñado, pueblos como el colombiano por ejemplo ha vivido bajo la sombra de la guerra civil producida por los grupos irregulares que se encuentran al margen de la ley, el narcotráfico y el paramilitarismo, entre otras formas de violencia que han sometido a sus gobiernos a situaciones de importancia capital,, razón por la cual los procesos electorales en esta nación son muy álgidos e importantes para el continente. 

Otro caso pudiera ser Brasil, cuya vida política en la actualidad tiene un momento trascendental, pues luego por ejemplo de haber sacado de manera muy particular a su presidenta Dilma Rousseff, y colocar allí un nuevo mandatario Jair Bolsonaro, luego de un convulsionado proceso de elecciones, las expectativa electoral está ahora una vez más en Lula Da Silva quien dicho sea de paso está en prisión. 

Argentina no escapa de esta situación, Mauricio Macri su actual mandatario tiene en la actualidad en nivel más bajo de popularidad de presidente alguno de esa nación sureña,  situación que enturbia el panorama electoral hacia él y dejando una vía muy despejada para que el Cristina Kirchner y su equipo regresen al poder, más pronto de lo esperado. 

Situación similar vive Venezuela, cuyo oscuro panorama político ha enrarecido el ambiente electoral de los últimos años, generando conatos de golpes de Estado, como el vivido por su actual Presidente Nicolás Maduro en agosto de 2017, en el marco de una celebración de fechas patrias de ese país. 

Bolivia no se queda atrás.

Este fantasma que circunda por los procesos electorales del continente americano, sobre todo en la parte sur, no deja de ser interesante para Bolivia ni para Evo Morales su actual y reelegido presidente, quien logra su cuarto mandato bajo una muy oscura sombra que deja en tela de juicio   al sistema electoral de esa nación del altiplano de América del Sur. 

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies